Visita histórica por Quesada

Épocatodo el año
Edaddesde 6 años
Duraciónde 2 a 3 horas aprox.
DificultadNivel_bajoIniciación
Nº de participanteshasta 60 por guía

Quesada y Tíscar. Destacada ciudad amurallada y punto fronterizo del Imperio Almohade

Alrededor del año 1200, Quesada era una población fortificada a mitad de camino entre la Medina (ciudad) y la Alquería (aldea). Era importante centro administrativo, religioso e intelectual ya que en ella estaba ubicada la mezquita más importante de la zona.

El antiguo castillo o alcazaba ocupaba la parte alta del pueblo. En su interior se encontraba la residencia del gobernador y la mezquita, justo donde hoy en día se ubica la iglesia de San Pedro y San Pablo en la plaza de la Lonja.

Rodeando a la alcazaba, existia una segunda muralla de unos 500 m de longitud y con dos puertas de acceso. Más tarde, en la época cristiana, se abrieron otras dos puertas. Actualmente se conservan la Puerta de los Santos y la Puerta de la Manquita de Utrera.

Las calles del casco antiguo muestran la arquitectura típica de la época musulmana, estrechas, sinuosas y muchas de ellas sin salida.

Además Quesada cuenta con dos estupendos museos dedicados al pintor Rafael Zabaleta y al poeta Miguel Hernández.

En las proximidades de esta población, la visita al Santuario de Tiscar y la gruta de la Cueva del Agua son una opción excelente si quieres emplear una jornada completa.